Nido

El nido como espacio original y como caja de resonancia. El nido protege pero también aísla. Marca una primera frontera entre el interior y el exterior. Lugar de adiestramiento del ojo en la distancia y de las manos en el roce. El nido como puerta de la memoria y del olvido. Algunas piezas de está serie:

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s